Apoyando el Movimiento CLT Global

La trampa de la propiedad

En muchos casos, la propiedad absoluta puede simplemente no tener más sentido para los agricultores urbanos. Esto puede resultar sorprendente en una sociedad donde la propiedad se ha cultivado como el "estándar de oro" cuando se trata de tener seguridad y control en una casa o parcela de tierra. Pero como muchos propietarios estadounidenses han descubierto desde 2007, es posible que una propiedad no siempre valga más que el costo de financiarla; la propiedad puede tener desventajas importantes.

Incluso si un agricultor urbano buscara comprar una parcela no urbanizada con un precio tan bajo que el financiamiento no fuera necesario, todavía habría costos iniciales para asegurar el título y pagar las tarifas de transacción. La propiedad absoluta también podría crear obligaciones de impuestos a la propiedad, que, como discutimos a continuación, podrían mitigarse mediante el arrendamiento de un fideicomiso de tierras sin fines de lucro. Luego están los costos de los servicios municipales, las preocupaciones por la responsabilidad de los seguros y la dificultad de vender la propiedad en caso de que deseen dejar de cultivar.

Sumados, estos costos y responsabilidades podrían convertir la propiedad en una trampa. En lugar de asumir que la propiedad es el estándar de oro o algo que siempre debe evitarse, la clave es determinar el grado de seguridad de la tenencia que mejor se adapte a los objetivos y la experiencia de un productor en particular.